Comibam Bolivia

niñoconmaleta

¿Quiénes son los Hijos de Misioneros?

Por Juscelandia Caldeira

¿Los viajeros? ¿Nómadas? ¿Habladores de idiomas? ¿Aquellos que comen alimentos extraños con las manos o con palillos? ¿Aquellos que dividen el mismo plato con varios niños? ¿Qué estudian solos en casa o en una cabaña cubierta de pajas? ¿Aquellos que son enviados a una escuela para hijos de misioneros en un país lejano de sus padres? ¿Aquellos que estudian en escuelas donde la profesora tiene autoridad para golpearlos?

¿Quiénes son éstos que reciben tantos entrenamientos?

Los hijos de misioneros también son entrenados para saber cómo actuar a la hora de los terremotos, de la erupción de un volcán, a la hora de un tifón fuerte, a la hora de las inundaciones o a la hora de la explosión de una bomba. Los hijos de misioneros son aquellos que son entrenados para responder a aquellos que le preguntan: “¿Qué están haciendo sus padres en un país musulmán e hindú?” Son aquellos que son entrenados y discipulados a hacer discípulos para Cristo. Se les enseña que Jesucristo es Dios y que es más poderoso que Ganesh, Buda, Ala, etc. Son aquellos entrenados para quedarse también en silencio en determinados lugares y circunstancias.

¿Quiénes son estos pequeños misioneros?

¿Quiénes son estos niños que parten de sus países recién nacidos dejando a los abuelos, tías y primos con sus corazones rotos y, después de 4 años, regresan caminando y hablando una lengua desconocida y atrayendo la atención de todos los familiares y amigos para oírlos? En el caso de que se trate de una persona que no sea de su familia o de su familia. Ellos siempre están listos para recomenzar, muchas veces, llevando sólo las dos maletas permitidas por la aerolínea. Ellos dejan su país o cambian a un nuevo campo misionero y lo dejan todo atrás; sus cuartos, juguetes, amigos, costumbres, sus historias y empiezan nuevamente una nueva vida en una nueva cultura.

¿Quién son éstos que conquistan amigos de todas las clases?        

Ellos hacen amigos en familia simple que tienen carencia de todo, pero que tienen un gran corazón. Hacen amigos en la escuela para hijos de misioneros, que cada uno compartía su cultura, comida, fotos de su país, practican deportes y aprenden idiomas diferentes. Amigos conquistados en las embajadas o en la pequeña iglesia a la que vieron a sus padres iniciar el trabajo, o amigos conquistados en los proyectos misioneros que ellos vieron nacer.

¿Quiénes son éstos que siempre están listos para enfrentar el sabor de la nueva comida?

“Cuidado, la comida es dulce”, “ahora está muy condimentada”, “ahora está cruda”. “cuidado, esto es carne de perro, no coma”, “estos son pequeños grillos fritos son buenos, coma despacio, “esa comida” es normal “puede comer”, “ese dulce es bueno, no tiene sal, puede comer”, “no coma este huevo, pues tiene un pollito cocido dentro”. Todo esto y mucho más ellos han saboreado.

¿Quiénes son éstos que necesitan cambiar tanto de ropa?

“Ahora, en este nuevo país, su hermana no puede usar falda y ni blusa tendrá que cubrir la cabeza al salir de casa.  “Bueno, ahora, ella puede usar cualquier tipo de ropa, pero, aquí, ella no debe salir sola, principalmente en taxi, pues hay muchos casos de violación”. “En este país ustedes necesitará sacar el zapato para entrar en las casas, no se olvide de eso. “En este, es falta de educación bostezar en público, pero en el otro país el cual iremos usted podrá eructar después de las comidas delante de las personas, esto quiere decir que todo estaba delicioso y que usted comió de todo… los anfitriones quedarán felices”.

¿Quiénes son éstos que viven en diferentes lugares?

“Aquí no podremos vivir en apartamento porque hay mucho terremoto y es peligroso, pero ahora, en este país, tendremos que vivir en apartamentos porque las casas no tienen seguridad”. “Aquí nuestra casa será de paja porque no hay casas de ladrillo”. “En este país todos nosotros necesitaremos dejar una pequeña bolsa siempre lista con primeras emergencias, pues los terremotos son frecuentes”. Estos y muchos otros tipos de consejos y orientaciones los hijos de misioneros siempre escucharán de acuerdo con el país en el que estén.

¿Quiénes son estos hijos de misioneros?

Son nuestros héroes que siempre están listos para los cambios y para las nuevas batallas que tendrán en cada cultura y, de esta forma, siempre estarán conquistando su propio espacio. Ellos han aprendido que nuevas readaptaciones siempre vienen acompañadas de pérdidas, dolor, llanto, nostalgia y nuevos aprendizajes; pero que también la presencia y la bendición del Señor siempre estarán con ellos fortaleciendo y dándoles la victoria.

Ellos también han aprendido a convivir con el rechazo y, a veces, han oído: “Usted todavía no habla mi lengua”, “usted es cristiano y no ama a mis dioses”, “su padre enseña otra religión”, “usted sólo juega al fútbol y aquí sólo jugamos baloncesto”, etc.

Pero estos pequeños héroes, no desisten; aprenden la nueva lengua, pasan a jugar el nuevo deporte y hasta olvidan su amado fútbol. Se olvidan de sus cánticos, de su propia comida y de sus cubiertos. Aprenden todo de nuevo para que puedan también ser parte del nuevo grupo y de la nueva cultura.

¿Quiénes son estos héroes anónimos en el campo misionero?

En realidad, ellos no eligieron estar en Occidente u Oriente, sólo SEGUIR. Siguieron con pocas o ninguna pregunta, sólo confiados en que el Dios que estaba llamando a sus padres seguramente iba a cuidar de ellos y de todo.

Hijos de misioneros, ustedes siempre podrán encontrarlos esparcidos por el mundo. Ellos están en las tribus, en las islas, en las montañas, en los desiertos, en las grandes y pequeñas ciudades. Otros ya no están más con sus padres en el campo misionero, pero siguen siendo hijos de misioneros y hoy son médicos, abogados, profesores, hombres de negocios y pastores y misioneros. Todos ellos siempre tendrán una historia para contar, historias tristes y alegres, pero siempre llenas de la gracia y de la presencia del Señor de las naciones.

A nuestros pequeños héroes anónimos que nos siguen y que nos han seguido y que forman parte de nuestra historia y nuestro llamado, nuestra gratitud a Dios por sus vidas y que Dios los bendiga ricamente.

Usted puede orar por ellos cada vez que los recuerde. ¡Ellos también lo necesitan!

Juscelandia Caldeira es Misionera de la JMM-CBB en Filipinas.

Fuente: Radar Missionário